En el año 2016, como parte de nuestra planificación inicial, adquirimos un establecimiento (frigorífico ciclo II) en la localidad de Miguel Riglos, Departamento de Atreucó, Provincia de La Pampa. 

Con la producción (feed lot local), los acuerdos comerciales con el frigorífico faenador y el desarrollo de la marca Justino, logramos integrar el proceso productivo y comercial. Inmediatamente a dicha adquisición, concretamos importantes inversiones con un aumento considerable en las operaciones que nos permitió incorporar nuevos puestos de trabajo en el establecimiento productivo de la Ciudad de Nueve de Julio y en el frigorífico de La Pampa.

A partir de la gestión del establecimiento, aumentamos considerablemente el volumen comercializado en kilos de carne y en cantidad de clientes dentro de la misma zona donde se atendía originalmente. Todo ello, sustentado con la provisión de mercadería especialmente seleccionada, utilizando nuevos métodos y procesos para lograr una calidad superior.

A mediados de septiembre de 2018, inauguramos el primer local en la ciudad de Santa Rosa, con el fin de acercarle al público un producto de calidad a un valor accesible. Con el objetivo de conservar el sabor y la frescura, las propiedades de la carne y la higiene, todos nuestros productos se comercializan envasados al vacío.